jueves, 13 de mayo de 2010

La montaña rusa más grande del mundo

Sé que no seré el primero en comparar la vida con una montaña rusa. Pero es que tienen razón los que dicen que la vida es un vaivén de sensaciones. Hoy aquí, mañana allí. Ahora subes, ahora bajas. Es lo que tiene la vida, una de cal y una de arena. Pasamos momentos en los que estamos en todo lo alto y otros en los que vemos la cima demasiado lejos…

Pero lo importante es que lo notamos, que estamos vivos, que lo sentimos. Y es que hay cosas que nunca cambian en esta montaña rusa, los sentimientos: Las risas y la emoción mientras subimos, la adrenalina que nos supone estar en la cima, el vértigo, los nervios al iniciar el descenso, la desesperación mientras bajamos, el deseo de que cese la interminable bajada y las ansias de volver a subir a la cima aunque esto implique una nueva caída en picado.

Por otro lado, hay factores que hacen que esta montaña rusa sea más llevadera. Me refiero a esos compañeros de viaje que gritan, ríen y sufren junto a nosotros, a nuestro lado. Compañeros de viaje con los que a veces decimos abandonar esa montaña rusa, nos sentamos en un bar y nos bebemos unas cervezas mientras charlamos y reímos. Y, entonces, es como si todo se detuviera. De las obligaciones, las preocupaciones, las metas, los miedos, los fracasos, las subidas, las bajadas,… de esa maldita montaña rusa, ¿quién se acuerda?... Pues todos, pero decidimos concedernos una pequeña tregua y evadirnos.

38 comentarios:

  1. Y cuando vas en el vagón, bajando... y agarras a tu compañero y le aprietas la mano!!!!!!!! o le pegas como hice yo la última vez...., jejjejee, metáforas!!!!

    Al menos sabes que, una vez que bajas una vez y sabes que vuelves a subir de nuevo, y que reponerse no cuesta tanto..., pierdes ese miedo inicial (en cierto modo)....

    Un besi

    ResponderEliminar
  2. Es que tanta montaña rusa marea... y ¿sabes que es buenísimo para el mareo?.. unas cañitas!!!.
    Así que montaña rusa sin cañitas y evasión.. no mola!!

    Besosssssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. UYyyyyyyyyyyy a mi las montañas me dan miedo,me subo pero cierro los ojos,pues si no veo,no me asusto.,jaja.
    un besito

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que la parte más alta de esa montaña rusa es la que viene cuando estamos con amigos,de cervezas, o cuando dormimos con alguien,cuando nos hacen sonreír por las mañanas,cuando no tienes otro puto día gris... Porque lo que tiene estar arriba de la montaña rusa es la idea de que pronto puedes estar abajo.

    Yo siempre he tenido ese miedo,a caer de muy muy arriba en mis mejores momentos,pero si caí,si tropecé,fue precisamente por eso,porque venía del vagón más alto de la montaña rusa más grande del mundo.

    ResponderEliminar
  5. La verdad, es que el momento de tomar las cañitas con la gente que nos apetece, si podemos, es un autentico paron, en la rutina, de la vida... me encanta.

    PD. En Ulaca hace un frio de la leche...
    Un gran saludo, y mil gracias por visitarme.

    India.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta cómo resaltas los momentos importantes, los que cuentan entre este follón de vida que vivimos. Me gusta cómo incides, cómo quitas la hojarasca y sacas a la luz el tesorito que cada situación encierra.
    Un abrazote,amigo

    ResponderEliminar
  7. vaya que metafóricos estamos todos esta noche jajajaja en cuanto a si las echo de menos... pues esque me paso tanto tiempo dentro que ya voy a entrar en la categoría de "centrifugado" jejeje
    Bss!

    ResponderEliminar
  8. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Así que caundo quieras te puedes bajar un ratito de la montaña e intentaré bajarme yo tambien y oye un vinito blanco fresco ahora apetece..... Un saludo desde este mediterraneo lluvioso

    ResponderEliminar
  9. Mi montaña ahora casi que está bajo tierra.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Lo bueno de los momentos bajos es que te ayudan a valorar más lo altos. Yo siempre que estoy bajo, pienso "ya subiré, seguro...".

    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Es lo bueno que tiene ese parón para estar a gusto con los tuyos, que desconectas y en ese momento sientes esa vida que te llena.
    Un saludo desde lo alto de la montaña rusa

    ResponderEliminar
  13. A mí lo que me hace evadirme es irme a una montaña rusa de verdad. Me chiflan los parques de atracciones, y descargas adrenalina a mogollón.

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. A veces subir a la más alto y caer en picado también te hace evadirte de ciertas cosas!

    ResponderEliminar
  15. Te entiendo perfectamente y como prueba de lo que te digo aqui te dejo esto: http://tomepasaami.blogspot.com/2010/04/montana-rusa.html

    Y es cierto que en esta montaña rusa tus compañeros de vagón tienen un papel muy importante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. El vaivén de sensaciones que nos acompaña durante toda la vida. Ese vértigo que se produce tanto en la subida como en la bajada, pero yo me apunto a la propuesta de Carlos, si me lo permitís, unas copitas de vino degustadas entre voces y risas amigas.
    Un besazo desde mi Jardín, querido amigo.

    ResponderEliminar
  17. Fu! A mi es que las montañas rusas me marean :P

    ResponderEliminar
  18. Soy un cobarde y nunca me he montado en una... aún así entiendo a la perfección lo que dices, lo comparto y añado ¿valoraríamos igual los momentos de descanso y sosiego si antes no hubiéramos sentido vértigo y pánico al descender por los vaivenes de la vida?...
    Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
  19. a mi me encanta, subir y bajar, y ya no te digo nada cuando los demás no saben si subo o si bajo :-P
    jajajjaa (ya sé, ya sé, un chiste fácil)...
    Biquiños

    ResponderEliminar
  20. Yo soy mas de estar en la parte baja de la montaña rusa... por no decir, en el subsuelo jaja! pero bueno, a todos nos pasa, q las sensaciones y sentimientos pueden cambiar mucho de 1día para otro y nunca se sabe si hoy estaremos en la cima y mañana en el suelo

    ResponderEliminar
  21. Sí, aunque no seas el primero en comparar la vida con una motaña rusa, la verdad es que siempre me ha encantado esa metáfora. Y es que es cierto: un día estás en la cima y otro día, estás por los suelos. Pero ahí está la emoción, si siempre fuera igual, sin ese vértigo, sin esa adrenalina, la vida se nos haría tan aburrida...
    (Aunque siempre se prefieren los momentos en los que se está más alto).
    Y es verdad: lo mejor son los compañeros de viaje. Los que suben y bajan con nosotros.
    Qué sería sin ellos la vida?

    Me ha gustado mucho la entrada,

    Besines!

    ResponderEliminar
  22. Pues siendo viernes yo que también me bajo del trenecito i habrá que tomarse un gintónic o dos con los coleguitas, y ya me volveré a montar el lunes. The show must go on!

    ResponderEliminar
  23. Sufro de vertigo, asi que aun cuando voy subiendo ya tengo miedo del bajon que viene, pesimista que es uno...
    besitos♥

    ResponderEliminar
  24. comparto muchas de tus ideas en este escrito.
    muy interesante el blog llegue por casualidad, regresare a leerte.
    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  25. Que ciertas son esas reflexiones.
    Disfrutar del viaje, es lo más acertado y sensato, solo hay una ficha...y esos descansos, lo mejor!!!...de momento hoy, me voy de cenitaa ;D
    Un besazo Chimpa lleno de vértigos

    ResponderEliminar
  26. Tuve una pareja que me explicaba su relación anterior como "vivir en una montaña rusa", por lo bueno y lo malo... y que conmigo estaba en un lago apacible....que bonito, no? pero que quieres que te diga, evidentemente que no quería estar en el fondo de esa montaña, pero... no llegar nunca a estar en los cielos....uf, mejor la montaña. ¿no te parece?

    ResponderEliminar
  27. Tienes mucha razón. Lo que no resulta tan divertido es cuando esas copas te las tienes que tomar sin compañía :(

    Un beso!

    ResponderEliminar
  28. Joder, ayer agujetas con el deporte, y hoy mareo con la montaña rusa...
    Mejor nos vamos de cañas...

    ResponderEliminar
  29. Como una montaña rusa... nunca me había parado a pensarlo, pero tienes razón. Y que siempre me hagas reflexionar! Me gusta

    ResponderEliminar
  30. YO ME SIENTO, MUCHAS VECES, COMO SI ESTUVIERA EN UNA MONTAÑA, RUSA, Y DE MUCHAS NACIONALIDADES.., PERO CUANDO ME ENTRA EL VÉRTIGO O EL DESEO DE PARAR EN SECO,
    MIRO A GEMA..
    Y, TODO CAMBIA..

    BUEN FÍN DE SEMANA, JAUROLES!

    ResponderEliminar
  31. Me monté una vez, y me juré no montarme más (lo he cumplido).
    El paralelismo con la vida es perfecto.
    Hay días que grito: parar esto que quiero bajarmeeeeeee, pero la puta montaña rusa no para.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. La verdad es que en el día día, esos momentos que nos hacen pensar que vale la pena duran muy poquito, pero son tan buenos que nos hacen seguir y seguir. Sí, todo es una montaña rusa, yo paso de 0 a 100 y del blanco al negro en cuestión de segundos, así que trato de coger aire, pensar y agarrarme fuerte al asiento antes de empezar el descenso.

    ResponderEliminar
  33. Así es cual montaña rusa la vida...si la vida fuera una recta a seguir uffffff , estos cambios constantes son los que nos hace sentirnos vivos y lo que nos hace crecer como personas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. yo vivo en una continua montaña rusa y esta genial...disfruta del viaje de las bajadas y de las subidas..

    ResponderEliminar
  35. Mejor como una montaña rusa que como el Vuelo del Fénix jejejeje.

    ResponderEliminar
  36. Dependiendo del caracter la montaña rusa de cada uno es un paseo o una locura.

    A mi me gustan las bajadas frenéticas (en las de verdad claro). La subida, al contrario que en la montaña, es sólo para disfrutar una nueva bajada.

    ResponderEliminar