sábado, 27 de marzo de 2010

La moneda

Ante todo, aclarar que nunca llegué a nada serio en el mundo del fútbol.

A Padre siempre le ha encantado darme lecciones de formas muy variadas y, para mí, muy originales.

Hoy me ha venido a la memoria uno de estos momentos…

No tendría yo más de 11 años, cuando debía tomar una decisión que por aquel entonces me parecía de gran importancia. Me debatía entre continuar jugando en mi actual equipo de fútbol o irme a un equipo de mayor nombre en mi ciudad.
- No sé qué hacer. En mi equipo están mis amigos y además juego todos los partidos, pero por otro lado, en el otro equipo sería jugar a otro nivel y supongo que tendría más posibilidades.
- Bueno hijo, yo sólo veo una solución – dijo Padre mientras sacaba una moneda de su cartera. – Si sale cara te quedas en tu equipo, cruz cambias de equipo, ¿vale?
Yo asentí con la cabeza. Entonces, tiró la moneda al aire dejándola caer sobre su mano izquierda, mientras la moneda caía la tapó con su mano derecha.
- Una sóla cosa antes de mirar la moneda. ¿Qué opción crees que sería mejor que te deparara la moneda?
- Pff, no sé,… seguramente que cambie de equipo, ¿no?
Entonces levantó ligeramente la mano derecha, de modo que sólo él pudiera ver si la moneda había caído del lado de la cara o de la cruz.
- ¡Pues has tenido suerte! Ha salido cruz.
- Pero,... a ver. Déjamela ver.
- Un momento, ¿estás seguro que quieres ver lo que dice la moneda? ¿No prefieres creerme a mí, y hacer lo que realmente crees que deberías hacer?

Desde entonces, sigo sin mirar nunca la moneda y procuro a toda costa ser dueño de mis decisiones.

28 comentarios:

  1. Cojonuda lección, tú la aprendiste bien, es una suerte, a veces resulta muy difícil no dejarse llevar por la comodidad de que decidan por nosotros...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gran lección. Nadie como tú, elejirá lo mejor para tí. Tu padre un maestro¡¡ Un abrazo. Y repito, bonita lección.

    ResponderEliminar
  3. Tú padre es un hombre muy inteligente y debes hacer lo que dices,hacer aquello que tú creas sea mejor para ti,no dejarlo al azar.

    un saludo

    ResponderEliminar
  4. Ser consecuente siempre con lo que hacemos, es tomar decisiones, ser acertadas o no.
    Una gran lección te dió tu padre.
    Un beso y un susurro muy dulce

    ResponderEliminar
  5. wow pz la vdd 0.o mis ojos asi es vdd mejor tomar las propisas deciciones que andar viendo que dice la suerte :D

    ResponderEliminar
  6. Magistral lección la de tu padre! Tener la capacidad de elegir es algo maravilloso, aunque también implica una responsabilidad que no siempre queremos asumir... por si nos equivocamos, claro. Pero hay que ser valientes, correr el riesgo y decidir por nosotros mismos; dejar que alguien lo haga por nosotros es un error. Saludines!

    ResponderEliminar
  7. jajajaaaj, no había leído la letra pequeña del principio!!! Pues creo que no serías peor jugador que los del Valencia CF ahora mismo contra el Zaragoza..... penosos!

    ResponderEliminar
  8. bonita fábula.
    Una frase que supongo que no será mía es:
    No hay peor decision que la que se ha tomado tarde.

    ResponderEliminar
  9. Una buena enseñanza, muy sabio tu padre :)

    ResponderEliminar
  10. En realidad, lo que tu padre te enseñó fue a no tirar la moneda más que cuando, realmente, no sepas qué decisión es la mejor. ;) Si realmente tu corazón deseaba una de las opciones, es porque no necesitabas que la fortuna te guiara. No todas las decisiones son así. Me cae bien tu padre. No lo pierdas.

    ResponderEliminar
  11. Que acertado estuvo tu padre, Jauroles. Con consejo o sin él, meditada o no, equivocada o acertada… siempre la última palabra la tienes tú.
    Besos desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  12. Qué listos son los padres, tanto mundo a sus espaldas tiene que servir de algo.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Una historia redonda, como la moneda claro...

    ¿Qué tienen los padres para parecer tan sabios? ¡Grandes filósofos de andar por casa!

    :)

    ResponderEliminar
  14. Hasta que no somos padres, ignoramos la dificultad que entraña serlo. Todo un beneplácito para que tomáras tu propia decisión.

    Bueno, y por cierto... ¿llegaste a jugar en Primera División?

    Saludos crack!

    ResponderEliminar
  15. Mola. ¿Te acuerdas de más lecciones?.

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. La_Esperada, claro que recuerdo más... ya contaré otras, seguro!
    Josep Capsir, pues no, tal como digo al principio de la entrada, nunca llegué a nada serio... es lo que tiene la falta de talento, ¿sabes?

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios! Buen inicio de semana a todos.

    ResponderEliminar
  17. Chapeau querido jauro, lección para tener presente y seguir practicandola día a día.
    Mientras consigamos ser dueños de nuestras acciones, seremos también únicos dueños de nuestros arrepentimientos.
    Un saludo amigo

    ResponderEliminar
  18. Sabias palabras, Jauroles, sabias palabras.
    A veces resulta terriblemente decidir.

    ResponderEliminar
  19. Por muy dificil que sea decidir, siempre esa decision debemos tomarla nosotros y ser consecuentess con ella.

    Besosssssssssss

    ResponderEliminar
  20. Es de valientes tomar nuestras propias decisiones y actuar en consecuencia. Dejarlo al azar es lo más fácil y no siempre lo más acertado.

    Bonita entrada y enhorabuena por ese padre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Al fin y al cabo en la vida no nos queda más remedio que tomar decisiones.

    ResponderEliminar
  22. Hombre sabio tu padre...

    No te dijo lo que él quería, ni siquiera intentó influirte para que eligieras "lo más conveniente". Te dejó a tu libre elección.
    Me encanta.

    ResponderEliminar
  23. Padre inteligente, decisión inteligente. y una leccion que yo apredo de ti y de tu padre.

    ResponderEliminar
  24. Tu padre es una persona inteligente. Aunque conmigo no le hubiera valido, yo hubiera querido ver la moneda. Pues no soy yo cansina ni ná,je

    ResponderEliminar
  25. Siempre lo he dicho. No hay nada como dejar una elección al azar de una moneda para saber lo que realmente quieres. Luego, lo que salió en la moneda es lo de menos, pero sirve para aclararse...

    ResponderEliminar
  26. Creo en el destino.. Si es q en el fondo soy una "ingenua", o una "sentimental"..

    Alguien le ha preguntado a la moneda, en cuestión, cómo se siente al cargar con tanta
    responsabilidad, sobre sus hombros?

    Pensar q muchas de nuestras decisiones, dependen de la "velocidad del viento"..
    Uyyy! Da escalofríos..!

    Bss, mi niño!

    Male.

    ResponderEliminar